Domina tu entrevista por teléfono

Como hemos mencionado en artículos anteriores, la tecnología actual permite que los trabajadores virtuales puedan ser entrevistados a través de videollamadas, llamadas telefónicas, e incluso mensajes de texto. Está claro que una entrevista por teléfono es muy diferente a una entrevista cara a cara o en persona.

Existen dos tipos de entrevistas telefónicas, programadas e inesperadas. A menudo, el primer contacto será a través de correo electrónico o Linkedin, pero tu teléfono podría sonar en cualquier momento. Asegúrate de contestar tu teléfono, manténlo lejos de las manos de tus hijos, y graba un mensaje de voz profesional. Si la llamada es inesperada, estás en todo tu derecho a reprogramarla si no puedes dedicarle la atención requerida.

Ten en cuenta que…

Primero, no hay reacción visual. No serás capaz de ver las reacciones de tu entrevistador. Tampoco podrás determinar cuándo es un buen momento para decir algo, por temor a interrumpir. Puede darse la incómoda situación de que tanto el entrevistador como tú comiencen a hablar a la misma vez. Sé sensible con tu entrevistador, de modo que no parezcas ansioso. Ante la duda, deja que el entrevistador hable primero.

Segundo, dependes de lo que dices y, lo siguiente es súper importante, de cómo lo dices. Tu tono de voz, la entonación que des a tus palabras, y la información que compartas son los únicos medios con los que contará tu entrevistador para conocerte.

Tercero, debes investigar la compañía y la persona que te entrevistará, como harías para una entrevista en persona. Prepárate para contestar lo siguiente, en cualquiera de sus variaciones: “¿Qué sabes de nosotros?”. Si no eres capaz de mencionar datos de la compañía, como estrategias y mercado, podrías dar por terminada la entrevista. Una ventaja de las entrevistas telefónicas es que puedes hacer uso de notas y nadie lo sabrá. Prepara preguntas con dos metas en mente: Recibir información para determinar si deseas el trabajo, o para mostrar que eres perfecto/a para ese trabajo.

Cuarto, es preferible tener preparada un área agradable. Apaga todo lo que te distraiga y elimina los ruidos de fondo (aléjate de los niños y las mascotas). Ten un vaso de agua a mano. Imprime tu resumé y marca las palabras claves que deseas mencionar durante la entrevista. Debes estar listo/a con 10 minutos de anticipación, para que no te sientas presionado/a. Si vas a usar una línea de tierra, apaga tu celular. Si vas a usar tu celular, asegúrate de que la batería está cargada. Ten lápiz y papel a mano, para que no tengas que usar la computadora para ver tus notas, ya que el teclado causa distracción. Si tienes la computadora encendida y tiene notificaciones con sonidos, desactívelas.

Durante la entrevista telefónica

Escucha. El entrevistador suele marcar el ritmo de la entrevista. Te hablará sobre sus expectativas, qué se requiere para tener éxito en la compañía, y cuáles serán los retos que enfrentarás. Realiza anotaciones que te ayuden a brindar una respuesta adecuada a cada punto señalado.

Habla. Para causar una buena impresión, dependemos de nuestra voz. Toma agua cada vez que lo necesites para aclarar la garganta. Realiza ejercicios de voz antes de la llamada, si no estás acostumbrado a sostener conversaciones largas. La postura también es importante, ya que afecta tu voz. Ponte de pie o asegúrate de sentarte derecho para proyectar correctamente tu voz. Sonríe mientras hablas de los trabajos que hayas realizado, o cuando realizas preguntas, o para expresar tu entusiasmo sobre la compañía.

Ten un cierre positivo. Si deseas el trabajo, termina la entrevista con una nota positiva. Puedes decir: “Gracias por su llamada. Espero volver a escucharle. Estoy seguro/a de ser la persona ideal para el puesto. Estoy realmente interesado/a en el trabajo. ¿Cuál es el siguiente paso?”.

Después de la entrevista telefónica

Envía una nota de agradecimiento. Deja pasar medio día laboral y entonces envía una breve nota agradeciendo. Ese correo electrónico debe enviarse el mismo día de la entrevista, aunque no de inmediato. Confirma tu interés en la compañía, tu capacidad de realizar el trabajo y tu deseo de dar el siguiente paso.

Ten paciencia. Lo más probable es que no recibas respuesta a tu nota de agradecimiento. Puedes enviar otra nota una o dos semanas después. Después de eso, les toca a ellos dar el siguiente paso.

Enfrenta la realidad. Muchos solicitan, pero no todos son contratados. Realiza todos estos pasos, y continúa con tu vida.

Recuerda que en algún lugar está el trabajo perfecto para ti. Solo necesitas encontrarlo. Persevera, no te rindas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s