Editar o corregir, ¿cuál es la diferencia?

Cuando vayas a contratar a un editor o un corrector freelance, es importante que conozcas las diferencias. De ese modo, evitarás malos entendidos y falsas expectativas.

Edición y corrección suelen considerarse lo mismo, pero no lo son. Si necesitas a alguien que mejore tu estilo y la fluidez de tus escritos, contrata a un editor. Si necesitas a alguien que se asegure de que has puesto las comas y los puntos donde van, contrata a un corrector.

Un texto editado siempre debe ser corregido. Existen muchos profesionales que se han especializado en ambas áreas, por lo que podrán refinar la redacción de tu texto y corregirlo a la vez.

Para que comprendas mejor las diferencias,  a continuación presento una breve explicación de cada una.

Edición

Revisa y cambia tu texto para presentar una lectura fluida y mejorar la calidad de tu escrito. Tiene libertad para eliminar oraciones completas y reescribir párrafos enteros. Corregirá los errores obvios que encuentre, pero su meta principal es utilizar su experiencia e intuición para asegurarse de que tu documento tenga sentido, eliminando la verbosidad, y aclarando ambigüedades.

  • Reescribe oraciones y párrafos para dar mayor fluidez
  • Hace que el texto sea más claro y entendible
  • Utiliza su conocimiento para realizar aclaraciones y mejorar el texto completo

Corrección

Corregir es el proceso de examinar la versión final de un documento o texto, después de editado, para asegurar que no hayan errores ortográficos. Un corrector revisará errores de ortografía, signos de puntuación, errores de imprenta y uso incorrecto de regionalismos.

Contratar a un corrector es principalmente útil cuando no estás seguro de tu escritura, o estás escribiendo en un idioma que no es el materno.

Aunque las correcciones pueden ser realizadas electrónicamente, pueden realizarse también en material impreso mediante el uso de los signos de corrección, que son un grupo de símbolos y taquigrafía con los que se indica cada corrección.

  • Va más allá del “deletreo” para captar los errores ignorados por el programa de escritura
  • Se asegura de que no hayan errores gramaticales, después de que el documento ha sido editado

Ahora que sabes lo que cada profesional realiza se te hará más fácil encontrar a la persona adecuada para asistirte. ¡Aprovecha el conocimiento de estos profesionales a tu favor!

 

Advertisements

One Reply to “Editar o corregir, ¿cuál es la diferencia?”

  1. No entiendo cómo alguien que no conoce de un tema se atreve a hablar de él, como se hace en este artículo. Las cosas son muy diferentes de como aquí se comenta.
    El corrector de estilo ha quedado aquí reducido a cumplir las funciones de un corrector de pruebas u ortotipográfico, y al editor se le han asignado las tareas que en realidad realiza un corrector de estilo.
    Hay aseveraciones por completo falsas, como que un editor tiene la libertad para escribir párrafos enteros. Primero, un editor no mete las manos en el texto para modificarlo o corregirlo (salvo que sea corrector de estilo, un editor no está en capacidad de corregir un texto); segundo, esa libertad solo se la puede permitir el autor (aunque también puede delegarla), pues los derechos de autor protegen cualquier cambio que una persona distinta a él mismo quiera ser sobre un texto. El editor si mucho puede convencer al autor de que acepte los cambios sugeridos por el corrector. Otra afirmación (“Corregir es el proceso de examinar la versión final de un documento o texto, después de editado”) no tiene ningún sentido: después de editado, si el trabajo ha sido bien hecho, un texto está perfecto, así que no necesita corrección (hay que ser presente que la corrección es uno de los pasos de la edición). Los “errores de imprenta” que según la autora corrigen los correctores, ya no tienen solución, a menos que se decida reeditar el texto (supongo que la autora quiso decir “errores de diagramación o maquetación”). Por otra parte, un corrector no solamente corrige el “uso incorrecto de regionalismos”, sino el uso incorrecto del idioma. Además, los signos de corrección no son taquigráficos.
    Quien ha escrito este desatinado artículo tampoco sabe las diferencias entre un editor y un coordinador editorial, algo que debió haber sido mencionado.
    Por lo demás, aconsejaría que antes de publicar un artículo se asesoren de alguien que conozca la materia o esté en capacidad de evaluar el escrito, y, por último, que lo entreguen a un corrector de estilo para que detecte problemas de contenido como los aquí enunciados a la ligera, y que evite el mal uso del idioma (por ejemplo, la autora, queda claro, no sabe que el verbo “haber” no puede utilizarse en plural, a menos que esté cumpliendo las funciones de un verbo auxiliar).

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s